Jump to content

#QuédateEnCasa

Es tiempo de cuidarse. Revisa los comentarios sobre el Covid19 acá

madunicorn

Members
  • Contenido

    1
  • Ingreso

  • Última visita

Reputación comunidad

0 Neutral

Visitantes recientes al perfil

El bloque de visitantes reciente está desactivado y no se está mostrando a otros usuarios.

  1. Samy Recuerdo haberla visto pasar por la calle. Estábamos cerca, y eso tal vez de pronto gatilló la sinapsis. Hay algo en el caminar, al sonreír, o en la mirada, que las delata. Como un criminal novato, difícil de disimular el delito ante la pregunta precisa, la ví por el rabillo del ojo. Se me hizo que tal vez podía tener razón. Las hay de todos los tipos. Algunas te sonríen poniendo sus uñas esmaltadas en la billetera como quien luce una navaja vacilante a la luz de la luna. Otras mienten, y otras menos, mienten y mienten bien. Hay algunas otras que te hacen pensar en días nublados, y tras mirar por tu hombro como buscando respuesta, te quedas con la sensación de vacío que ves en las calles cuando el caos se cierne sobre una ciudad cansada. Samy es una chica sencilla. Es el tipo de niña tranquila que te puedes topar pasando por el metro o por la calle. Tiene una bonita sonrisa, y en la vitalidad de sus ojos puedes ver reflejada la esperanza de amores sinceros y reales. A medida que vas creciendo, toda la gente tiende a estar o rota o ciega o sorda o muda; Ven lo que quieren ver, descansan en lo que no existe, y deja pasar fragmentos de memoria en pensamientos que te roban el momento. La contacté por whatsapp. Tuve que preguntar un par de veces por sus características para conseguir el dato. Algunas chicas son más celosas que otras. “Samy”, me dijo Josefina, en el 901. “Ella es la única que usa lentes por acá”. Me la había vuelto a topar en la cocina del 901. Estábamos fumándonos unos puchos en “la sala de espera” con las chicas cuando por simple sed me fuí a buscar un vaso de agua. Voy saliendo de la cocina cuando me topo de frente con una flaca baja de lentes y pelo negro. Me provocó gracia su reacción. Soltó esa misma risa nerviosa que saca entre ratos, y se asustó al de pronto ver pedazo de payaso parado de frente en vez de, lo esperable, cualquiera de las tantas musas que casi desnudas bailan por el lugar en los albores de la hora peak. Me quedé pensando en ella, y después caché que era la misma que me había topado en la calle. Cuando la ví me llamó la atención su cintura, los labios pintados rojos, y el pelo de corte melena alisado negro. De salón, un poco más arriba de los hombros, pero lo suficientemente bajo para destacar el corte de su cuello en armonía con el escote. Llevaba gafas negras que, puestas como condecoro de sus facciones, dejaban ver unos bonitos ojos oscuros a tono con el cabello. Me gustó su escencia como de “elegante pero casual”. Vestía Jeans claros, zapatillas blancas, y un top negro. Subí, toqué el timbre, y esperé a la puerta. Cuando abre veo que, en efecto, ella era Samy. Samy es tímida y algo vergonzosa. Tiene un lunar pequeño que no le gusta por encima de unos labios finos que da gusto besar. Lo encuentro un detalle lindo, pero todos tenemos nuestros propios espejos con los que hablamos mañana a mañana. Se lo hago notar. Se ríe un poco. Tienes que darle un rato para sentirse a cómoda. A ratos puedes ver ciertas maneras en ella que evocan cierta ternura. Entonces dan ganas de acariciarle y desenvolverte allí. Como dije anteriormente, Samy es una chica sencilla, lo cual significa misionero. Como la polola partner de la U, da gusto tenerla bien cerca y besarle de reojo. Me gusta cuando a ratos abre los ojos para mirarte. No sé muy bien por qué, pero me dan una sensación de curiosidad infinita. Ella busca su placer. Puedes hacerla acabar rápido si agarras su ritmo. También es capaz de agarrar vuelo. Una vez choque un auto a siento y sesenta kilómetros por hora solo para volcarme un par de vueltas y terminar varado contra una palmera. Ajustarse el cinturón de seguridad es siempre un buen consejo. Le gusta que la cojas un poco más duro si sabes como dialogar. A mi me gusta cogerla de cuatro y apretarla bien cerca mío, levantándole un poco las nalgas para buscar como es que mejor le gusta. Desde allí, puedes ver un bonito tatuaje en su espalda. Va a juego con ella. Condecora con un beso en la comisura de los labios, y me dan ganas de mantenerla allí lo suficiente para agarrar todos los trozos de lego que soy y armarme devuelta. Lo demás es historia... ************************** TL;DR --> Samy es una true Girlfriend Experience. Contextura: 7.0 Petite Teen. Rostro: 7.0 Cute little girl Photoshop: 0% You better get yout POV Trato: 7.0 Partner Girlfriend Besos: 7.0 Golden Riot Tetas: 7.0 Aunque ella no se lo crea Cola: 7.0 Cintura, cintura, cintura Pussy: 7.0 Samy se cuida y se nota. Anal: N/A Coming soon Oral: 6.0 Sweet Girlfriend One Meneo: 7.0 You better know how to dance. Don’t be a dutchbag Sonido: 7.0 GFE, she seeks her pleasure Ambiente: 7.0 ISO 2902 Quality Certified Promedio final: True GFE ************************** En lo que a mi respecta, solo por sus besos y su risita nerviosa me la pololeo. Todo lo demás me importa una turbo corneta. Saludos cordiales.
×
×
  • Crear nuevo...